Publicado en ADOLESCENCIA, EDUCANDO A PADRES

CAMBIANDO DE NIÑA A ADOLESCENTE

Seguramente este post no será muy informativo pero mi blog me sirve como medio en el cual puedo escribir mis experiencias de maestra… y de tía.

Son ya las 21:00 y mi sobrina (11) se ha probado diferentes blusas y ninguna le convence, y cuando por fin le gustó como le quedaba una de ellas, el pantalón pasó a ser el siguiente problema. Y es que mañana es su primer día de SECUNDARIA, y por 10 días puede ir sin uniforme, y claro, quiere verse “Perfecta” para el gran día. Y para lograr esa “perfección” necesita pasar por todas las emociones: felicidad, excitación, frustración, enojo, y felicidad otra vez; además de las típicas frases como: “no tengo ropa” cuando el armario está a punto de explotar.

Y yo me pregunto, donde quedaron los días donde la ropa no era un tema tan controversial. En la infancia los niños nos dejan muy en claro sus gustos y preferencias, pero la adolescencia es OTRO MUNDO. Los jóvenes cada vez dan mayor importancia al modo en que los demás los perciben para así poder “encajar” en el grupo y ser aceptados.

Pero este post no es sobre los gustos de ropa, sino del difícil cambio a los que ellos se enfrentan, y por lo tanto, el apoyo que debemos brindarles en esta transición de niños a adolescentes. Y este tipo de apoyo no quiere decir “darles todo lo que desean”, sino escucharlos y comprenderlos ya que este es el periodo en el cual van a madurar para convertirse en lo que serán en un futuro.

Y me encantaría escribir tips que sirvan con los adolescentes, pero creo que cada joven es un mundo, y que debemos aprender a vivir las pequeñas “batallas” que se van presentando UNA A LA VEZ.

Para mi familia este camino recién empieza… por ahora solo queremos que los días donde mi sobrina deba usar uniforme lleguen rápido y así poder pasar a la siguiente batalla.

 

 

 

Publicado en EDUCANDO A PADRES

PALABRAS QUE DEBES DECIR A TUS HIJOS ¡SIEMPRE!

Mientras yo me encontraba en la horrible situación de decirle a una mamá que su hija Ana (5 años) estaba siendo “molestada” por sus compañeros, y que más allá de trabajar con los demás niños, debíamos fortalecer el autoestima de Ana; la señora me interrumpió muy educadamente y me dijo: “Yo a mi hija NUNCA  le digo cosas como: eres bonita o eres inteligente, porque no quiero que se sienta superior a los demás. Si más padres fueran como yo, no existirían estos conflictos entre ellos”.

Y reinó un silencio en el lugar.

Antes de tener esta reunión, me pasé muchos días pensando de qué maneras podría ayudar a Ana a no sentirse tan afectada por comentarios que muchas veces no eran malintencionados. Y ahora comprendía la raíz del problema: la niña se siente inferior a las demás… porque en su mente lo es!!! Si una compañera le dice fea y su propia mamá nunca le ha dicho lo contrario, entonces debe ser cierto.

Es que se supone que tu madre es la persona para la cual siempre vas a ser linda, inteligente y perfecta a pesar de tus imperfecciones. Pero si no tienes esa referencia de la persona más importante en tu vida. ¿Entonces de quién la vas a tener?

Mamás y papás, no debería pasar un día en el que tu hijo NO sienta lo especial que es. Es fundamental que los niños y adolescentes se sientan amados e importantes. No esperes ocasiones especiales como cumpleaños y navidades para decir “te quiero”, “me haces feliz”, hazlo todos los días, hazlo hoy!

Publicado en ADOLESCENCIA, EDUCANDO A PADRES, REFLEXIONES PERSONALES

LA TECNOLOGÍA EN LA INFANCIA ¿Buena o Mala?

Este post surge debido a que encontré una noticia de un niño de apenas 11 años que cometió suicidio a raíz de que su pequeña novia de 13 le jugara una broma mediante las redes sociales. No es la típica historia de bullying, más bien este trágico final es consecuencia del mal uso de redes sociales, del mal uso de internet, del mal uso de los aparatos electrónicos, y del mal uso de la niñez.

Yo no estoy en contra de la tecnología porque sería absurdo ya que vivimos en una era donde los aparatos electrónicos son parte de nuestra vida. El problema radica en el inexistente control hacia lo que sucede en los teléfonos (y mentes) de los niños y adolescentes, los cuales pasan horas navegando en internet. No sabemos ni tenemos el control sobre con quién se relacionan por el medio virtual, qué páginas visitan, qué imágenes o videos reciben, qué conversaciones tienen (y con quién), etc.

Es que ahora los juguetes más solicitados para navidad son de índole electrónico. Pero debemos aceptar que esta dependencia a la tecnología la hemos fomentado los adultos, o alguien me puede explicar ¿Por qué un niño en edad preescolar requiere un ipad? ¿Qué necesidad hay para que el niño o adolescente lleve su teléfono al cole? ¿Por qué permitimos que nuestro hijo se acueste a dormir con el teléfono a su lado, siendo esto lo primero que revisa en la mañana?

Y puede parecer una exageración pero no lo es en lo absoluto. Los niños deben aprender a utilizar los teléfonos de manera RESPONSABLE. Y para eso estamos los adultos, para enseñar con el EJEMPLO, para establecer HORARIOS, para tener acceso a las CLAVES de sus redes sociales (y que ellos lo sepan),  para agarrar el teléfono de vez en cuando y revisar el historial, sus CONTACTOS, fotos.

Lastimosamente el desenlace de la historia que mencioné fue suicidio, pero hay tantas consecuencias del mal empleo de la tecnología:

  • Dificultades para dormir.
  • Obesidad, los niños se vuelven sedentarios (Ej: adolescentes que pasan muchas horas sentados frente a los videojuegos)
  • Disminuye la concentración. (Y esto está COMPROBADÍSIMO, es debido a la afectación en las pistas neuronales de la corteza frontal cerebral).
  • Bajo rendimiento escolar. (Debido a la falta de horas de sueño, y la disminución en la concentración).
  • Retraso en el desarrollo físico. Ej: Niños pequeños que en lugar de gatear y jugar con objetos para su edad, son expuestos a un televisor por horas. Y ahora muchas madres alegarán que cuando necesitan un momento para bañarse, hacer la cena, etc optan por poner los dibujitos animados que tanto les gusta y así tener un momento para ellas, pero eso NO está mal, en lo absoluto! Incluso creo que es una herramienta válida si tiene sus límites. El problema es cuando ese momento se vuelve 8 horas diarias o más (todos conocemos familias que la televisión de los niños está encendida 24/7).

No en vano La Academia Americana de Pediatría y la Sociedad Canadiense de Pediatría estableció que los bebés de 0 a 2 años no deben tener ningún contacto con dispositivos portátiles (teléfonos celulares, tabletas, juegos electrónicos ), de 3 a 5 años restringirlos a una hora por día, y de 6 a 18 años a 2 horas por día.

Para cerrar este post, mi opinión personal es que el efecto de los aparatos electrónicos en la infancia no es necesariamente negativo ya que podrían ser de gran utilidad considerando que existen  cientos de programas educativos. Pero su manipulación debe ser siempre  SUPERVISADA, DOSIFICADA y utilizada con RESPONSABILIDAD, respetando los tiempos en familia, el tiempo de juego, de deportes y de interacciones sociales con otros niños.

Publicado en EDUCANDO A PADRES

¿ES MI HIJO HIPERACTIVO?

¿Es mi hijo hiperactivo, o es muy inquieto? ¿Cómo reconocer la diferencia?

Considero que la sociedad ha desgastado el término “Hiperactividad”. He escuchado la frase “mi hijo es hiperactivo” tantas veces que ya no sé cuando es cierto, es decir, cuando el niño realmente tiene un diagnóstico, y cuando no.

Pero si las personas, en especial las madres, hablan con tanta naturalidad del tema, es probable que se trate simplemente de desinformación. Entonces, ¿Qué es hiperactividad? Es un TRASTORNO de la conducta caracterizado por una actividad constante, comportamientos cambiantes y dificultad de atención. Suele ser diagnosticada entre los 6 y 7 años.

Los niños con hiperactividad se caracterizan por:

  • Movimientos constantes en momentos poco adecuado (clases, cine, juego de mesa, al ver la televisión, hora de la comida). Incluso cuando están sentados pueden seguir moviendo manos o pies.
  • Hablan en exceso.
  • Hacen ruidos constantemente, incluso en actividades tranquilas.
  • Tienen dificultad para relajarse, cortos periodos de sueño. (a veces trastornos de sueño).
  • Les cuesta mucho esperar, y respetar turnos.
  • Les cuesta finalizar las actividades, cambiándolas constantemente.
  • Suelen accidentarse más de lo habitual.

Entonces, después de leer sobre la hiperactividad y sus características, realmente crees que tu hijo tiene un trastorno de la conducta?  Si la respuesta es SÍ, entonces es importante que acudas a un profesional para que pueda aclarar tus dudas y realice las pruebas pertinentes al menor. Pero si la respuesta es NO, es muy probable que tu pequeño sea un niño inquieto, juguetón, lleno de curiosidad y ganas de descubrir.

Debemos procurar NO ETIQUETAR a los niños debido a una conducta, ya que el encasillarlos hará que se sientan limitados. Con etiquetas como “eres hiperactivo”, “nunca estás quieto” no conseguiremos que cambien el comportamiento, más bien lograremos que ellos sientan que no son capaces de cambiar. “Debemos elogiar sus actitudes positivas, esto les brindará confianza, seguridad, y fortaleceremos su autoestima.”

Publicado en EDUCANDO A PADRES

¿ESTÁ MI HIJO LISTO PARA LEER?

El aprendizaje de la lectura es un proceso continuo  que se realiza de forma paulatina a partir de que el niño se encuentre listo. Muchos padres caemos en el error de pensar que mientras más temprano aprendan a leer, se desarrollarán con mayor ventaja en el proceso educativo.

Pero, ¿cuándo estará listo? Para responder esta interrogante no sólo debemos considerar la edad, sino también tomar en cuenta las habilidades y características individuales en cada uno:

-Lenguaje: En un niño sin dificultades, es fundamental que exista la presencia de lenguaje oral, y que tenga un amplio vocabulario de palabras de su entorno.

¿Se expresa con fluidez (acorde a su edad)? ¿Maneja un gran número de palabras?

-Percepción visual y memoria: Las habilidades en la percepción visual son las que lo ayudarán a organizar visualmente la información, recordarla e interpretar lo que leen.

¿Es capaz de identificar formas aunque estas estén de diferente tamaño y forma? ¿Distingue una forma entre otras que la rodean? ¿Es capaz de establecer diferencias entre dos figuras?

-Habilidades motrices visuales: Estas habilidades ayudarán al niño a realizar movimientos basados en la información visual recibida.

¿Copia líneas rectas, curvas y mixtas sin dificultad? ¿Transcribe en un papel letras aunque no entienda su significado?

-Orientación espacial: Es importante que el niño comprenda conceptos espaciales tales como arriba/abajo para posteriormente realizar los trazos y ubicarse en el espacio gráfico.

¿Al trabajar en una hoja no se sale del margen? ¿Tiene claro los conceptos de arriba/abajo?  ¿Cuando simula leer una frase lo hace de izquierda a derecha?

-Motivación: El niño debe sentirse motivado a decodificar los símbolos que ve a su alrededor y descubrir su significado.

¿Se interesa por aprender los nombres de las letras y números?  ¿Simula escribir palabras o frases usando letras que ha visto antes? ¿Se interesa por los cuentos? ¿Pregunta “qué dice aquí”?

-Madurez Emocional: Debido a que la lectura requiere de un gran esfuerzo, es importante que el niño haya adquirido la madurez emocional necesaria para enfrentarse  a este reto con responsabilidad.

Recordemos que la lecto-escritura es un proceso complejo que implica habilidades cognitivas, afectivas y sociales; es por esto que debemos respetar su ritmo de aprendizaje. No caigamos en el error de motivar al niño utilizando letras y trazos, más bien debemos despertar su curiosidad por descubrir y aprender a través de cuentos, historias, videos, etc, para que la lectura y la escritura no se conviertan en una actividad forzada, por lo contrario, procurar que surjan de manera espontánea y natural.

 

ACTIVIDADES PREVIAS AL PROCESO LECTO-ESCRITOR

https://unmundosinetiquetas.com/2017/03/04/actividades-previas-al-proceso-lecto-escritor/

 

Publicado en EDUCANDO A MAESTROS, EDUCANDO A PADRES

ACTIVIDADES PREVIAS AL PROCESO LECTO-ESCRITOR

Es fundamental que antes de iniciar un proceso lecto-escritor, el niño tenga un acercamiento al lenguaje escrito, pero este debe ser completamente natural, evitando forzarlo en esta etapa para así despertar su interés por la lectoescritura.

Aquí algunas sencillas recomendaciones para motivarlos:

-Desarrollar interés por la lectura mediante cuentos infantiles.

-Familiarizarse con la escritura de palabras del entorno que le interesen, como su nombre, el de sus familiares, amigos, mascota, etc.

-Familiarizarse JUGANDO con ciertos trazos (Líneas rectas, curvas, trazos de letras sencillos)  utilizando el cuerpo y posteriormente diferentes materiales.

-Familiarizarse con canciones, rimas, trabalenguas, etc, y repetirlos una y otra vez. Esto hará trabajar su memoria auditiva la cual es fundamental para grabar sonidos de las letras y luego reproducirlos.

-Realizar ejercicios de coordinación visomotora, los cuales favorecen el momento de la escritura facilitando que la mano reproduzca lo que su vista percibe.

-Incluir “globos de textos” en los dibujos realizados por el niño. Esto ayudará a que el niño sea capaz de interiorizar que las letras tienen sonido y significado.

Recordemos que las primeras interacciones de los niños con la lectura les permitirá desarrollar su imaginación, intercambiar ideas, enriquecer su vocabulario y desarrollar capacidades mentales como: memoria, lenguaje y su capacidad de abstracción.

Publicado en EDUCANDO A PADRES

¡MI BEBÉ ESTÁ RETROCEDIENDO!

Imaginémonos por un momento que a nuestra edad adulta debemos obligadamente aprender a tocar un instrumento sin ningún tipo de ayuda, o tal vez debemos practicar algún deporte que desconocemos completamente; ¿Sería todo un reto no?

Ahora supongamos que nuestro pequeño de un año debe pasar por el mismo reto; ¿Toda una locura? Pues en realidad es lo que viven diariamente nuestros pequeños, que pasan de estar en el vientre materno por meses y de repente deben respirar y alimentarse por sus medios;  además de intentar comunicarse con el llanto en un ambiente desconocido. Posteriormente realizarán su mayor esfuerzo para realizar sus primeros sonidos, palabras, movimientos, pasos, etc.

Es común que en todo este proceso, ciertos padres noten un “retroceso” en su pequeño (ej.: antes gateaba y ya no lo hace, empezó a decir palabras pero de repente se detuvo por unos días). Debemos comprender que un niño está en constante adquisición de aprendizajes en diferentes áreas, y es normal que existan días (o unas pocas semanas) que dedique toda su atención a una actividad (por ejemplo caminar), y cuando esto sucede usualmente otra área suele quedar abandonada por el niño.

Es importante comprender que en estos casos el pequeño no ha tenido una pérdida de conocimientos ya adquiridos, más bien,  está aprendiendo a abarcar con todos estos aprendizajes complejos a la vez, pero en unos pocos días se restablecerá. Debemos darle su tiempo, todos los niños tienen un proceso de aprendizaje diferente y debemos respetarlo.

Sin embargo si la preocupación persiste, debemos acudir al pediatra. También existen “Signos de alerta” que pueden ayudarnos a descartar cualquier posible problema en el desarrollo.

 

Signos de alerta:

https://unmundosinetiquetas.com/2017/01/17/signos-de-alerta/

Publicado en EDUCANDO A PADRES

DETECCIÓN TEMPRANA DE TRASTORNOS DEL DESARROLLO

Se ha vuelto muy común escuchar historias sobre niños con diferentes trastornos o dificultades en el desarrollo; esta es una de las razones por las cuales muchos padres buscan responder sus inquietudes sobre si sus hijos están desarrollándose de manera adecuada. Es por esto que hoy les traigo “Signos de alerta” que nos ayudan a determinar si nuestro pequeño ha alcanzado las habilidades correspondientes a su edad cronológica.

A continuación detallaré los más importantes:

De 0 a 6 meses:

-Constante Irritabilidad.

-Ausencia de sonrisa social (a partir de 3 meses).

-Sobresalto exagerado o nulo hacia un estímulo.

9 meses:

-No reconoce a personas cercanas.

-No hay ansiedad por separación.

-Aún no se voltea.

-No se mantiene sentado sin tambalearse.

-No hay balbuceo.

12 meses:

-Aún no hay ansiedad por separación.

-No reclama la atención del adulto.

-No hay imitación de gestos sencillos.

-No hay interés en desplazarse.

18 meses:

-No señala.

-Hay trastornos de alimentación. ( No ingiere alimentos sólidos)

-No hay interés en comunicarse.

-Las palabras que utiliza las dice por repetición sin darle un uso significativo.

-Hay falta de respuesta al dolor físico.

-No voltea al escuchar su nombre.

24 meses:

-No hay juego de imitación.

-No hay contacto visual.

-No utiliza palabras sencillas (no, mio, dame, mamá)

-No intenta caminar solo.

-No señala partes de su cuerpo.

-No comprende ordenes sencillas.

No olvidemos que ante la aparición de uno o más signos de alarma no podemos auto-diagnosticar a nuestros pequeños; sin embargo debemos acudir a un especialista para que aclare nuestras dudas y nos brinde pautas que nos ayuden a mejorar el desarrollo del niño.