Publicado en ADOLESCENCIA

¿POR QUÉ NOS GUSTA SENTIR MIEDO?

Mientras escribo este post, mi sobrina (11) está a mi lado contándome sobre la última película  de terror que ha visto. Lleva más de 20 minutos hablando, y yo me encuentro fascinada, no por la historia (la cual parece ser bastante predecible), sino por el entusiasmo con la que me relata cada detalle, y por su apariencia de disfrute.

Según la RAE, el miedo es una “Angustia por un riesgo o daño real o imaginario”, entonces si sentimos “Angustia” al estar expuestos a situaciones de miedo, ¿Qué lleva a los jóvenes y adultos a disfrutar de las historias de terror?

Me he puesto a investigar sobre el tema, y , al contrario de lo que muchos piensan, este disfrute por el miedo no está relacionado con alguna falta de empatía hacia la humanidad, o por algún desorden mental.

Al parecer tiene que ver con la “adrenalina” la cual es una hormona que se moviliza por todo el cuerpo, preparándolo para hacer frente a un peligro. Pero cuando es producida por historias sobre lo desconocido e inexplicable, la adrenalina nos hace sentir placer porque sabemos que no es un miedo real, y al saber esto, podemos llevar al límite nuestra capacidad de resistencia con total seguridad.

No es igual la adrenalina que sentimos cuando estamos en una situación atemorizante y tenemos miedo por nuestra vida, a la adrenalina que sentimos viendo una película en un sillón cómodo comiendo palomitas, ya que el contexto no es real, y es completamente controlable (si no me gusta me tapo los ojos o me retiro del cine).

Otro punto interesante es “la empatía” que sentimos con los personajes. Los guionistas escriben las historias de tal manera que el lector o espectador se sienta identificado con el protagonista. Y a partir de esta empatía, empezamos a tener sentimientos de compasión y se empieza a crear expectativas del final de la película. Por estas razones nos resulta tan adictivo este tipo de historias.

Pero existe una parte de la población que no disfruta de este tipo de historias, ¿Por qué?. Una de las razones puede ser debido a que estas personas tienen un grado de empatía muy alto con los demás, entonces les resulta inconcebible disfrutar de las desgracias que le suceden a los protagonistas. Este grupo también siente adrenalina a medida que avanza la película, pero es una sensación muy poco agradable a pesar de saber que el contexto no es real. Pueden existir otro tipo de razones como: miedos irracionales, temor a tener pesadillas posteriores o simplemente no es nuestro estilo.

Por tanto, las historias de miedo nos resultan agradables debido a que toman la función de simuladores, donde vivimos experiencias terroríficas pero estando conscientes de que nada es real. Y si, son experiencias POSITIVAS (siempre y cuando tengan la madurez necesaria) debido a que desarrollamos empatía hacia personas que no conocemos, y despertamos disposiciones afectivas que tenemos ocultas.

ghosts-572038_640

Autor:

Maestra por vocación y Escritora por afición

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s