El aprendizaje de la lectura es un proceso continuo  que se realiza de forma paulatina a partir de que el niño se encuentre listo. Muchos padres caemos en el error de pensar que mientras más temprano aprendan a leer, se desarrollarán con mayor ventaja en el proceso educativo.

Pero, ¿cuándo estará listo? Para responder esta interrogante no sólo debemos considerar la edad, sino también tomar en cuenta las habilidades y características individuales en cada uno:

-Lenguaje: En un niño sin dificultades, es fundamental que exista la presencia de lenguaje oral, y que tenga un amplio vocabulario de palabras de su entorno.

¿Se expresa con fluidez (acorde a su edad)? ¿Maneja un gran número de palabras?

-Percepción visual y memoria: Las habilidades en la percepción visual son las que lo ayudarán a organizar visualmente la información, recordarla e interpretar lo que leen.

¿Es capaz de identificar formas aunque estas estén de diferente tamaño y forma? ¿Distingue una forma entre otras que la rodean? ¿Es capaz de establecer diferencias entre dos figuras?

-Habilidades motrices visuales: Estas habilidades ayudarán al niño a realizar movimientos basados en la información visual recibida.

¿Copia líneas rectas, curvas y mixtas sin dificultad? ¿Transcribe en un papel letras aunque no entienda su significado?

-Orientación espacial: Es importante que el niño comprenda conceptos espaciales tales como arriba/abajo para posteriormente realizar los trazos y ubicarse en el espacio gráfico.

¿Al trabajar en una hoja no se sale del margen? ¿Tiene claro los conceptos de arriba/abajo?  ¿Cuando simula leer una frase lo hace de izquierda a derecha?

-Motivación: El niño debe sentirse motivado a decodificar los símbolos que ve a su alrededor y descubrir su significado.

¿Se interesa por aprender los nombres de las letras y números?  ¿Simula escribir palabras o frases usando letras que ha visto antes? ¿Se interesa por los cuentos? ¿Pregunta “qué dice aquí”?

-Madurez Emocional: Debido a que la lectura requiere de un gran esfuerzo, es importante que el niño haya adquirido la madurez emocional necesaria para enfrentarse  a este reto con responsabilidad.

Recordemos que la lecto-escritura es un proceso complejo que implica habilidades cognitivas, afectivas y sociales; es por esto que debemos respetar su ritmo de aprendizaje. No caigamos en el error de motivar al niño utilizando letras y trazos, más bien debemos despertar su curiosidad por descubrir y aprender a través de cuentos, historias, videos, etc, para que la lectura y la escritura no se conviertan en una actividad forzada, por lo contrario, procurar que surjan de manera espontánea y natural.

 

ACTIVIDADES PREVIAS AL PROCESO LECTO-ESCRITOR

https://unmundosinetiquetas.com/2017/03/04/actividades-previas-al-proceso-lecto-escritor/

 

2 thoughts on “¿ESTÁ MI HIJO LISTO PARA LEER?

  1. Totalmente de acuerdo, como maestra de infantil he visto como niños de 4 años recién cumplidos leen genial y por supuesto me he esforzado en reforzarlo y que le cogieran el gusto. Por el contrario, también ha tenido niños que con 5 años todavía no están preparados y sin dejar de realizar actividades que le motiven y le acerquen a la lectura,, se ha respetado su ritmo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s